2Gases,2Peligros=2Detectores


Existe gran confusión respecto a los peligros de gases como el Monóxido de Carbono , el gas natural y envasado (propano o butano).

El Monóxido de Carbono (CO) es un gas muy tóxico y mortal que surge durante la combustión de gas natural o envasado, madera, carbón, combustibles líquidos (gasóleo, etc.) y otros hidrocarburos. Dicha combustión sirve en  el hogar para calentar agua, aire (calefacción) y cocción de alimentos.

La gran mayoría de las muertes y accidentes en el hogar se producen por exposición al monóxido de carbono.


EL GAS NATURAL O ENVASADO DE USO DOMÉSTICO:

AL MENOS SE PUEDE OLER

Al contrario del gas Monóxido de Carbono, que no se puede detectar con el olfato ni ningún otro sentido, al gas natural y envasado para uso doméstico se le añaden trazas de compuestos de la familia de los mercaptano que le confiere un olor particular  - el “olor a gas”- para que sea fácil de detectar por el olfato humano y así facilitar la detección de una fuga de gas, cortar el suministro y evitar su ignición y explosión.

El número de muertes por explosión causada por la ignición de un gas inflamable como el gas natural, el propano o el butano es, con gran diferencia, mucho menor que los producidos por el gas Monóxido de Carbono. También son muy poco habituales las asfixias producidas por gas natural.

EL GAS NATURAL
La composición del Gas natural varía en función del yacimiento del que se saca, está compuesto principalmente por metano en cantidades que comúnmente pueden superar el 90% y llegar en al 97%.
El metano es el hidrocarburo alcano más sencillo, cuya fórmula química es CH4.

El metano no es tóxico.

Su principal peligro para la salud son las quemaduras que puede provocar si entra en ignición. Es altamente inflamable y puede formar mezclas explosivas con el aire. El metano reacciona violentamente con oxidantes, halógenos y algunos compuestos halogenados.
Como gas es sólo inflamable en un estrecho intervalo de concentración en el aire (4,40%-17%). Los detectores domésticos de gas explosivos dan alarma cuando la concentración de gas inflamable es superior al 3% e inferior al 17%.
El metano es también un asfixiante y puede desplazar al oxígeno en un espacio cerrado. La asfixia puede sobrevenir si la concentración de oxígeno se reduce por debajo del 19,5% por desplazamiento. Pero las concentraciones a las cuales se forman las barreras explosivas o inflamables son mucho más pequeñas que las concentraciones en las que el riesgo de asfixia es significativo.

2Gases,2Peligros,2Detectores

Existen IMPORTANTES diferencias entre el Monóxido de Carbono y el Gas Natural.

Estas diferencias aconsejan la instalación, siempre, de dos detectores especializados según los requerimientos particulares.

Asimismo es desaconsejable la instalación de detectores de más de un gas, ya que nunca tendrán la eficiencia requerida para la detección eficiente de la presencia de uno u otro gas.

DIFERENCIAS FISICO-QUÍMICAS
El metano en estado gaseoso es más liviano que el aire, tiene una densidad 0,55 veces, es decir que es más ligero que el aire (densidad relativa del vapor de aire es igual a 1). Por esta razón el gas natural sube hacia las partes altas de las habitaciones.
El monóxido de carbono es solo un poco más liviano que el aire, tiene una densidad mayor al metano: 0,97 veces más ligero respecto que el aire (densidad relativa del vapor de aire es igual a 1). Por esta razón el Monóxido de Carbono sube hacia las partes medias y altas de las habitaciones.

NO COINCIDENCIA EN LA UBICACIÓN
Debido a que el Monóxido de Carbono es generado también por otros combustibles no explosivos, como la madera , o en un garaje por un vehículo o generador eléctrico a combustible, en estos casos es innecesaria la presencia de un detector multigas o dual, ya que solo hay posibilidad de presencia de gas Monóxido de Carbono.

Se debe colocar un detector de gas Monóxido de Carbono.

Pueden darse muchos casos de no coincidencia en un determinado lugar físico de la presencia de Gas Natural y Monóxido de Carbono, lo que no significa que no exista el riesgo de exposición a los mismos en diferentes lugares. 


NO AUTONOMÍA ELÉCTRICA DEL DETECTOR DUAL
Los detectores de gas natural o explosivos requieren, por su tecnología de sensor catalítico calefaccionado que consume más energía eléctrica, estar conectados a la red eléctrica, lo que los hace susceptibles a los problemas de cortes en el suministro eléctrico (a menos que tengan costosas baterías o alimentación de emergencia).

Si el detector es del tipo dual, Monóxido de Carbono y Gas Natural, estará alimentado desde la red eléctrica, por lo que un corte de energía dejará inutilizado al detector dual y a la vivienda sin protección.

SENSORES AUTÓNOMOS
Por el contrario, nuestros detectores de Monóxido de Carbono TEDCO , utilizan sofisticadas capsulas sensoras de CO de tipo electroquímico, que requieren muy poca energía provista en todos nuestros modelos por una batería de 9v.

Total autonomía de funcionamiento, indistintamente del suministro eléctrico.

El Monóxido de Carbono no le dará tregua si a Ud. le falta la electricidad!!!.


DIFERENTE VIDA ÚTIL DE LOS SENSORES
Habitualmente la vida útil de los diferentes sensores de los detectores duales o multigases son diferentes, dentro de un rango de 1 a 10 años.
Esto genera un problema adicional: alguno de los sensores de este tipo de detectores duales puede estar vencido y no detectar la presencia del gas tóxico o explosivo.


POR ESTAS RAZONES,

PARA 2 GASES COLOQUE 2 TIPOS DE DETECTORES EN SU HOGAR

2Gases,2Peligros=2Detectores